Sensores y detectores de seguridad

Denominamos de seguridad a todos aquellos sensores y detectores que perteneciendo al grupo de elementos de seguridad pasiva tienen la capacidad de detectar peligros potenciales. Algunos son más habituales en el ámbito domestico y otros en el profesional, aunque la mayoría pueden ser usados indistintamente en uno u otro. Sensores de seguridad son por ejemplo los de movimiento, muy utilizados tanto en viviendas cuando estas se quedan vacías como en empresas y almacenes durante la noche. Detectores de seguridad son por ejemplo los de humo, una de las primeras medidas de seguridad anti incendios que debería haber en prácticamente cualquier sitio

Top 4 Sensores de Movimiento más vendidos del 2019

Este tipo de sensores de seguridad son quizá los más conocidos por ser utilizados en gran cantidad de lugares. Han evolucionado y se han perfeccionado mucho con el paso del tiempo, se trata de dispositivos sencillos y de pequeño tamaño, adaptados a multitud de situaciones concretas. Así tenemos desde sensores para techos con una capacidad de detección de 360 grados, para paredes con capacidad de 180 grados y otros modelos adaptados a espacios más grandes como por ejemplo tiendas. Los hay silenciosos con conexión a través de wifi o a aplicaciones móviles o con alarma incorporada para disuadir a posible allanadores

Los cuatro Detectores de Humo más vendidos en 2019

Se trata de los detectores de seguridad más demandados del mercado, no en vano son una medida de seguridad obligatoria en prácticamente cualquier espacio público cerrado así como en alojamientos de alquiler, cualquier habitación de hotel o bar está obligado a tener instalados tantos como sea necesarios según su superficie. En el ámbito doméstico no son obligatorios pero si muy importantes y cada vez se instalan más a menudo, su reducido tamaño, fácil instalación y reducido coste hacen que se trate de una medida de seguridad barata y eficaz

Top 4 Detectores de humo y monóxido de carbono

Para los lugares en que haya fuego de forma habitual se hace necesario que los detectores de humo también sean capaces de cuantificar el volumen de monóxido de carbono presente en la atmósfera. Aún sin necesidad de que exista un incendio pueden darse ocasiones en que una mala ventilación haga que el monóxido de carbono se vaya acumulando lentamente sin que haya un aumento visible de humo. Se trata de una situación a menudo inapreciable para los detectores de humo convencionales y en extremo peligrosa pues el efecto sobre las personas es adormecedor y podría llegar a perderse la conciencia antes de advertir la situación de peligro. Los detectores de seguridad capaces de medir el monóxido de carbono evitan estos riesgos avisando en cuanto la cantidad en aire supera los límites recomendables

Otros tipos de sensores y detectores de seguridad

La variedad de estos sistemas de seguridad es tan amplia como sus múltiples utilidades, existen variantes poco conocidas pero no por ello menos importantes. Para el ámbito doméstico tenemos por ejemplo los sensores de apertura de puertas o ventanas, que nos avisan si tras activarlos sucede una apertura no planeada que puede significar una intrusión en nuestro domicilio. También existen detectores de gases especializados en gas natural o ciudad, que darán la alarma en caso de fuga y de que alguno de estos peligrosos gases comenzaran a acumularse en el ambiente

En el ámbito de la circulación de vehículos por carretera existen los detectores de radares de velocidad y zonas peligrosas, se trata de unos artilugios con cierta polémica pero que presentan variables completamente legales que son las que ponemos a la venta en nuestra página. También para ciudad existen sensores de colisión utilizados como ayuda para aparcar vehículos, hablamos del típico sistema de pitidos para ayudarnos a medir las distancias, estos modelos incluso nos indican digitalmente las distancias exactas!

Porque es útil comprar detectores y sensores de seguridad

Cuando hablamos de la seguridad ya sea de nuestras familias o de los negocios que tanto esfuerzo nos ha costado levantar, toda precaución es poca y ninguna medida de seguridad es excesiva. En la mayoría de los casos los sensores y detectores de seguridad son dispositivos de relativamente bajo coste e instalación sencilla, son sin duda una inversión que por muy poco dinero logra aumentar sustancialmente nuestros niveles de seguridad. Algo que estamos tan acostumbrados a ver fuera de nuestro domicilio como los detectores de humo, porque no instalarlos también en nuestro hogar?

Si tenemos niños debemos extremar las precauciones, en un descuido pueden encontrar un mechero y si tardamos en darnos cuenta para cuando lo hagamos puede que tengamos que hacer frente a un incendio… estos detectores son aún más importantes en caso de que tengamos chimenea, debiendo también incorporar un sistema de medición de monóxido de carbono. En cuanto a los sensores de movimiento son otro tipo de dispositivo de seguridad que con escasos recursos gracias a lo barato de su precio nos permiten controlar mucho mejor ya sea zonas de acceso restringido de nuestra empresa ya sea la entrada a nuestro propio domicilio cuando estemos ausentes del mismo

Otros artículos de seguridad muy útiles